De alguna manera, el paisaje natural influye y deja marcas en las personas y, entre esos elementos, el agua-de antaño -fue y continúa siendo el sustento que da forma a la manera de vivir, a las diferentes prácticas y a la economía de mujeres y varones que se asientan en el margen del río o cualquier otro espejo de agua.

Hoy en día, hay personas que continúan algún oficio de río por vocación, transmisión o tradición familiar, otros que viran sus carreras para desconectarse de la vorágine de la ciudad o del cubículo de una oficina.

Y en la búsqueda de ese derrotero están quienes trabajan en el sector náutico como Julia y Ricardo, dos de los testimonios que participan en esta nota, quienes encontraron en el río el reflejo de su trabajo.

Vivir en relación al río

“Hasta hace poco trabajaba en una lancha amarrando los petroleros que venían a la Planta Shell (en el Puerto de Santa Fe). Y lo otro con el paseo náutico donde desde hace cuatro años recibimos turistas de distintos lugares, también extranjeros”, cuenta Ricardo Rodríguez, que trabaja realizando paseos por las islas cercanas a la ciudad de Santa Fe, además de ser guía e intérprete en cada salida.

Esta oportunidad de empleo se dió a partir de un proyecto de extensión de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) -llamado “Guardianes del Río”- junto con la Escuela Técnica Omar Rupp, del distrito Alto Verde y el municipio; que en la actualidad funciona como un emprendimiento de turismo náutico sustentable con enfoque social. 

Ricardo también experimentó lo que es trabajar en tierra firme, pero terminó de comprobar que no era su lugar. “Me pasó trabajar unos días en tierra y la verdad que no me gustó, ¡me sentía preso! ”

Por eso, piensa en proyectar su trabajo “hasta mis últimos días en esto”, con la  satisfacción que le da estar rodeado de la naturaleza y el agua. “No me imagino mi vida en un lugar donde no haya un río o algo parecido cerca, porque vivir del río es hacer lo que me gusta y lo voy haciendo realidad a medida que pasa el tiempo”.

Julia Narvaja se dedica a la gestoría náutica desde hace 15 años, en Paraná, Entre Ríos; además de ser palista y raidista. “Los dos trabajos se dieron por ser parte de este mundo de la náutica. En el astillero empecé a trabajar por la facilidad que tengo para ordenar y armar documentación y mi hermano me dio ese lugar que debía ser ocupado por alguien de confianza.  Como instructora sentí que, además de entrenar, quería transmitir lo que sabía y como soy personal trainer empecé dando clases personalizadas”. 

De esta manera, Julia combina dos actividades que la mantienen vinculada al agua, si bien una de ellas es en relación a la administración y muchas veces tenga que visitar las oficinas de Prefectura Naval Argentina. Sobre esta experiencia cuenta: “es hacer papeles, documentos, copias, firmas, hacer las chapas identificadoras de los cascos, numerarlos, armar archivos de la documentación y muchos sellos” para tramitar y habilitar las embarcaciones que salen del astillero, un trabajo que requiere de un seguimiento detallado para que otros puedan disfrutar del río y la navegación recreativa. “El trabajo me gusta mucho porque es un astillero del que fui parte desde que nació”. 

Como instructora de canotaje tiene la satisfacción de estar cerca del agua y poder enseñar a otras personas a remar y a adentrarse en este deporte; pasión que comparte día a día junto a otro entrenador, con quien formó una familia. “Ningún día es igual a otro y todas son satisfacciones, ver cómo otras personas y personitas, algunos con muchas dificultades, van transformándose en palistas es maravilloso”. En la actualidad, Julia se encuentra en el Paraná Rowing Club y también tuvo una rica experiencia en su paso por ECENAA.

Ejemplos de trabajos nautas

El sector de la náutica ha ido evolucionado y expandiendo en diferentes tipos de actividades, productos y servicios. De pymes a grandes industrias, abarca actividades específicas o muy especializadas y otras que son homogéneas: transporte, industria naval, turismo náutico y fluvial, como el sector del crucero y de recreo, puertos comerciales y deportivos, protección del patrimonio (marítimo-subacuático), enseñanza y educación deportiva; y un largo etcétera.

A continuación, un listado orientativo de oficios y profesiones para estar vinculado al agua.

Arquitectura Naval

Arqueología/Antropología con orientación Subacuática

Capitán

Oficial de la Marina Mercante

Prefecto naval

Gestoría náutica

Guardavidas

Entrenador/a deportivo (canotaje, remo, surf, windsurf, etc)

Instructor/a/Monitor (canotaje, remo, surf, windsurf, etc)

Instructor/a de buceo

Guía de kayak

Guía de pesca

Botero/a

Servicio turístico con carnet habilitante (Patrón yate, Timonel)

Limpieza y mantenimiento de barcos

Conductor náutico para paseos turísticos o grandes embarcaciones.

Pequeño astillero-embarcaciones livianas

Marinero/a

Pescador/a

Restauración de embarcaciones y piezas

Administración/gestión en club náutico

Fotógrafía (deportivo, naturaleza, subacuático)

¿Y vos, de qué manera trabajás en relación al agua? ¿Qué otro oficio sumarías a la lista?